lunes, 11 de febrero de 2013

TARTA DE TORTITAS DE CARLETES

Mi hijo, Carletes cumple ya 14 años. Bueno, en realidad los ha cumplido en noviembre, pero hasta ahora no había tenido ocasión de enseñaros la tarta que le preparamos para su cumple. Él me ha pedido que la publicara... "Mamá, no has puesto mi tarta en tu blog" y lleva razón. 

A él no le van demasiado de tartas tradicionales, de esas de bizcochos calados, ni le va mucho el chocolate. Pero le encantan las tortitas. Y las americanas, más gorditas, con locura. 

No me costó mucho decidir la tarta que le íbamos a preparar... una montaña de tortitas!! Pero faltaba encontrar la receta ideal para conseguir una tortita consistente y buena que aguantara y se sostuviera, por lo menos, hasta el momento de comerla. Para estas cosas, acudes siempre a los amigos y esta vez fue Dr Muerte, quien me indicó una receta que usaba él de Jaimie Oliver y que funcionaba. 

Eso sí, os advierto que esta tarta no se puede preparar de un día para otro. Las tortitas se bajan y pierden esa consistencia esponjosa que tienen recién hechas. Así que como mucho, prepararla de la mañana a la tarde y que no sea muy tarde.

INGREDIENTES;

Para la masa: 

115 gr de harina de trigo
3 huevos
140 ml de leche
1 cucharadita de levadura
1 cucharada de azúcar 
1 pizca de sal 
Frutos rojos
1 cucharadita de Tinte en polvo rojo







Para el relleno:

Nata montada
Sirope de arce

ELABORACIÓN; 


Para preparar la masa, primero separamos yemas de claras. Montamos claras a punto de nieve y blanqueamos yemas con azúcar hasta doblar su volumen. 

Mezclamos levadura, harina y sal y añadimos a las yemas alternando con la leche. 

Por último, añadimos poco a poco las claras montadas y mezclamos con movimientos ascendentes, para integrar bien sin que pierdan el volumen y la consistencia. 

Ahora una vez preparada la masa, las vamos haciendo en una sartén untada con mantequilla poniendo sobre cada tortita un puñado de frutos rojos, antes de darle la vuelta. Dos minutos por cada lado. 

Vamos apartando. Cuando hayamos usado más o menos la mitad de la masa, echamos el colorante y teñimos la otra mitad de la masa. Seguimos haciendo tortitas, pero a éstas ya no les puse frutas. 

Una vez hechas todas, montamos la tarta. Yo fui poniendo una tortita blanca, un buen chorreón de sirope, otra roja, una buena cantidad de nata, otra blanca, sirope... y así sucesivamente. Terminando en una blanca, un buen chorreón de sirope y decorando con frutos rojos.

Espero que os guste tanto como a nosotros. Es un pecado!!  

(Gracias a Luis Sanchez Tébar por sus retoques) 

6 comentarios:

  1. Esta me la apunto para mi hijo, que tampoco es de tartas tradicionales :-) un beso

    ResponderEliminar
  2. me acabas de matar me encanta esta tarta que rica tiene que estar se sale de la pantalla bsssss

    ResponderEliminar
  3. pero que cosas más ricas haces mamen, de lujo.

    ResponderEliminar