lunes, 29 de septiembre de 2014

ASADILLO MANCHEGO PARA MANU

 



Tanto tiempo sin publicar y ahora en un par de días, un par de post. Pero este corría prisa, porque le prometí a Manu Catman que iba a participar en su concurso, quería llegar a tiempo y hoy es el último día.

Siempre apurando, pero esta vez el premio merecía la pena... Si. No me miréis así que en realidad participo sólo por el premio (jajaja). Y casi que sólo por el primero que es el que más ilusión me hace... ¡¡Ir a Mallorca para grabar una video-receta juntos con el súper-Cat-cooker!!. Sólo pensarlo y ya me ando relamiendo las zarpas de lo divertido que pinta el plan.

Además, hace ya tiempo que tengo pendiente hacer una visita a la isla para  disfrutar unos días de Manu y Fran y hacer una buena ruta gastronómica por la zona. Que se pasan la vida poniéndonos los dientes largos en fiestas y eventos por allí y ya va siendo hora de probarlo.

Pues sí, son cuatro años de blog en los que se puede ver bien cómo ha ido evolucionando en presentaciones, fotografías y redacción de los post. Manu es un apasionado de la gastronomía y tiene casi entrega total a su blog. De verdad que me resulta admirable. Esa constancia es la que hace que tenga ese montonazo de visitas y seguidores, ahora también en su canal de YouTube donde presenta esas video recetas que me encanta ver y me parecen asequibles y divertidas. ¡¡Felicidades a los dos!!

He estado paseando por el blog y pensé primero en robarle una receta mallorquina, pero luego me he dejado llevar por la tierra... Si;  Manu es manchego como yo y he decidido preparar una receta tradicional manchega. De esas de siempre, de las sencillas, de las que bien sabéis que me gustan a mí.

Es tiempo de tomates y hay muy buenos pimientos, así que es el mejor momento para hacer un Asadillo Manchego. Con verduras de temporada. Así es como da gusto cocinar. Aprovechando lo mejor en cada momento.

El asadillo se podía hacer y meter también en botes de conserva para tener todo el año. Está bueno frío, pero como a mí me gusta realmente es caliente y con un huevo frito.

Manu lo sirve con huevo cocido. Es otra opción, pero a mi me parece que es comida de mojar pan, así que mejor si tienes esa yema tierna para la hogaza o incluso mezclar con el tomate todo el huevo. Mi abuela echaba un huevo directamente en la sartén y lo revolvía con el asadillo, dándole un color más anaranjado y estaba buenísimo también con un picatoste de pan frito en aceite bien caliente.

Bueno, ya está bien de ponernos los dientes largos y vamos a poner las zarpas en la cocina porque hoy somos "Cat-coocker"

INGREDIENTES:

3 o 4 pimientos rojos de esos muy "carnosos"
1,5 kg de tomates maduros
Un chorreón de AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)
Un diente de ajo
Una pizca de cominos
Azúcar
Sal

ELABORACIÓN:

Primero preparamos los pimientos para asarlos. Yo los froto con aceite y los pongo tal cual en una fuente de horno. Precaliento el horno un poco a unos 180º y los meto durante unos 20 0 30 minutos, según lo gruesos que sean. Luego se dejan enfriar tapándolos un poco para que se pelen mejor y suelten todo el jugo.

Mientras los pimientos están en el horno, podemos ir preparando los tomates. En esta época por aquí hay mucho tomate. Por aquí y por casi todos sitios, porque hay que ver la cantidad de tomates espectaculares que consigue la gente en sus propios huertos, que van proliferando y me parece genial. A mí me mandaron unos el otro día desde Palencia y me parecieron un bocado exquisito (gracias, José). Pero para este plato he ido a buscar un tomate más pequeño y más rojo, a ser posible bastante maduro.



Hay que entretenerse en rallar todos los tomates uno por uno, partiéndolos en dos justo por la mitad del tomate (entre el rabo y la parte de abajo) y con un rallador sacar toda la pulpa. Una vez que esté rallado lo ponemos en una cacerola o sartén bastante honda (porque salpica bastante) después de haber calentado un poco un chorreón de aceite de oliva. El aceite, cuanto más bueno, mejor. Ya lo sabéis.

A fuego medio se tiene que ir dando vueltas de vez en cuando al tomate. Se deja por lo menos una hora o algo más hasta que se haya consumido toda el agua y se quede espesa la salsa. Se le pone como una cucharada sopera de azúcar y media y un poco de sal. Pero esto va en gustos. El azúcar quita la acidez, pero tampoco es necesario dejar una salsa dulce. Si queda con muchas pepitas, se puede pasar por el chino para retirarlas.

Una vez pelados los pimientos y limpios de simientes, los troceamos (a mi me gusta hacer los trozos irregulares y con la mano) y los añadimos al tomate. Yo también añado el jugo de asar los pimientos para aportarle más sabor. Le damos unas vueltas para que vuelva perder el líquido.

Así ya está buenísimo, pero a mí me gusta darle un toque extra haciendo un picadillo con un diente de ajo y unos cominos. A la picada le ponemos un poco de aceite de oliva (ahora sí, virgen extra, por favor) y se lo echamos por encima al asadillo.

Y lo dicho, unos picatostes o un par de huevos fritos, un buen pan, un buen vino tinto y ya tenéis una tradicional y deliciosa comida manchega.

Espero que os guste, sobre todo a Manu y a Fran ;) para el concurso. Y si no gano el primer premio, ya tengo mi premio particular de añadir una receta más a mi cuenta particular.

Hasta la próxima.

Mamen.

 

1 comentario:

  1. estupenda receta ¡¡¡¡ me gusta mucho el asadillo ¡¡¡¡ besotes

    ResponderEliminar